Septiembre 13, 2018

Cómo funciona una máquina de vending de café

Las máquinas de vending de café están diseñadas con una tecnología donde prima la sencillez y facilidad de uso y la inmediatez. Nadie quiere esperar mucho tiempo para tener su café y no quiere que sea complicado el sacar su bebida favorita. Según un estudio de Emanuele Frontoni, si se tarda más de 80 segundos desde que se toma la decisión de compra hasta que el usuario recoge el producto ese cliente se ha perdido. Ha pasado demasiado tiempo.

Por ello el sistema de una máquina de vending de café es sencillo y fácil de usar. Y a esos dos aspectos básicos, se une un tercero: ofrecer un café de calidad y en unas condiciones óptimas. Pero, ¿cómo se consigue todo eso?

¿Cómo funcionan las máquinas de vending de café?

Café en grano

Si nos introducimos en el interior de una máquina tradicional veremos recipientes, conexiones electrónicas, filtros y tubos. Cuando introduces la moneda y seleccionas la bebida que deseas se ponen en funcionamiento todos los dispositivos. Por ejemplo, la cantidad exacta de granos de café que se necesitan para cada bebida se muelen en el momento y el agua se hierve y pasa por una serie de filtros para asegurar que no contiene ninguna bacteria o algún elemento que pueda ser dañino para el organismo humano. Una vez termina esta primera fase, ambos productos, agua y café molido pasan a uno de los tubos para mezclarse y caer en el vaso.

Junto a esos dos recipientes, que contienen el agua y el café, en la parte superior hay otros que albergan la leche en polvo, el cacao y otros productos para hacer las diferentes bebidas que se pueden ofrecer en una vending de café. Estos recipientes también están programados para dispensar la cantidad exacta para cada una de las bebidas.

Y en el interior de la puerta del vending se encuentran almacenados las tazas de café, el azúcar (que también sale en la proporción que hemos pedido) y los palitos que sirven de cuchara para mezclarlo todo.

Todo esto no podría tener un funcionamiento correcto sin los diferentes componentes electrónicos que son los que indican las proporciones correctas, que abren y cierran recipientes, o que ponen en funcionamiento la máquina de café o cafetera cuando introducimos las monedas. Además cada máquina de vending de café cuenta con un contenedor de residuos, para recoger los granos que se utilizan en cada taza de café.

Como puedes comprobar el funcionamiento de una vending de café es sencillo, a pesar de que el mecanismo se vaya sofisticando gracias a las nuevas tecnologías, por ejemplo con sensores de caída que hacen que el si el producto no se sirve por un fallo técnico, la máquina no cobra.

Esa sofisticación también se puede encontrar en la amplia variedad de productos que se están incorporando a las máquinas. Café de comercio justo, leche desnatada, sin lactosa, baja en grasas, diversos tipos de té, recetas diferentes como el café con gingseng, cafés gourmet y premium… el vending de café ha dejado de estar asociado a un café de mala calidad. Y las máquinas están más que preparadas para albergar toda esta oferta. Así quien quiera tomarse una taza podrá disfrutar de un buen café sin esperar mucho.

Tiempo de Café

Il Cafinito