Septiembre 30, 2015

Postres con café

El café es una de las bebidas más consumidas y utilizadas en todo el mundo. Se calcula que al día se llegan a consumir unas 2.250 millones de tazas alrededor de nuestro planeta. Debido a su gran versatilidad, así como a su aroma y sabor únicos, se pueden realizar desde coctels a postres, pasando por perfumes o mascarillas para la piel, mejorando el resultado final de todos ellos.

En repostería es una de las bebidas que se utilizan con más asiduidad, ya que deja un toque muy especial y característico difícil de igualar. Es por ello que hoy te traemos 3 deliciosas recetas de postres con café, para que hagas las delicias de familia y amigos, y triunfes en la próxima reunión. Coge lápiz y papel y ¡apunta!

Pastas con café

Estas deliciosas pastitas son perfectas para la merienda o el desayuno. Para su elaboración necesitaras:

  • 125 gr. de azúcar.
  • 125 gr. de mantequilla.
  • 250 gr. de harina.
  • 4 claras de huevo.
  • 1 cucharada de café soluble.

Primero derrite la mantequilla en el microondas y pon una pequeña cantidad en una sartén con el café para que se disuelva.

Monta las claras de huevo y añade el azúcar poco a poco mientras sigues batiendo. Añade también  la mantequilla derretida, el café disuelto y la harina tamizada sin dejar de batir. Una vez tenemos la masa lista, la metemos en una manga pastelera con boquilla rizada y creando la forma que queramos damos forma a las galletas sobre una placa forrada con papel de horno. Las horneamos a 180º C., durante 12-15 minutos y finalmente las adornamos, con lo que más te apetezca. Toda una delicatesen para aquellos con paladar más fino.

Postre de Café

Un delicioso postre, que suele servirse en copa. Perfecto para rematar una comida y dejar a los comensales maravillados.

  • 1 tacita de café (recién hecho).
  • 1 cucharada de café soluble.
  • 4 huevos.
  • 3 1/2 cucharadas de azúcar.
  • 1 cucharadita de harina de maíz refinada.
  • 150 ml. de nata líquida.
  • 200 ml. de leche.
  • Agua.

Calentamos la leche junto al café para que este se disuelva, reservando un poco de leche. Cogemos las yemas y la leche que hemos apartado junto a una cucharada y media de azúcar. Agregamos la leche con el café y mezclamos todo bien para volver a introducirlo a la cazuela a fuego suave sin que llegue a hervir y removiendo de vez en cuando.

Por otro lado diluimos la harina de maíz refinada en un poco de agua y lo unimos a la mezcla mientras removemos. Cuando haya espesado lo suficiente, lo retiramos del fuego y dejamos que se enfrié.

Ahora toca montar las claras junto a dos cucharadas de azúcar para conseguir un merengue y semi-montamos la nata. Cogemos tres cucharadas de la nata semi-monatada y la mezclamos con la crema de café y poco a poco añadimos también el merengue.

Por último, metemos la crema resultante en una manga pastelera para poder servirlo en copas individuales de forma más sencilla, y ¡listo!, ya tienes tu postre montado. Decóralo con unas virutas de chocolate o unas almendras tostadas y a disfrutar.

Biscuit de café

Un delicioso biscuit, que hará las delicias de los amantes del café.

Para 6 personas:

  • 12 yemas de huevo.
  • 200 g de azúcar.
  • 200 g de nata montada.
  • 2 sobres de café soluble.
  • Agua.
  • 100 g de piñones.
  • azúcar para caramelizar.

En primer lugar haremos el almíbar con el azúcar y el agua, que pondremos a fuego lento hasta que veamos que coge la consistencia adecuada.

Por otra parte, ponemos las yemas en un bol al baño maría, añadiendo una cucharadita de agua y montándolo con las varillas. Añadimos el café y seguimos montando mientras agregamos una pequeña cantidad del almíbar que hemos preparado antes sin dejar de batir.

Montamos la nata a la cual le añadimos las yemas, y metemos el resultado en una manga pastelera. Ahora sólo queda repartir la crema en 6 moldes distintos, los cuales meteremos mínimo una hora en el congelador y servir con un poco  de azúcar caramelizada por encima. Una receta riquísima y fácil de hacer.

Ahora ya sabes 3 formas sencillas y deliciosas de unir el momento del postre y el café, y dejar a tus invitados con la boca abierta. Bon Appetit!