El coffee break o la pausa para el café, tal y como la conocemos aquí en España, está actualmente reconocida y adaptada en la sociedad actual. Y es que son múltiples los beneficios que ocasiona, desde el aumento de la producción hasta la mejora del estado de ánimo de los trabajadores, ya que este descanso les permite disfrutar de un pequeño paréntesis en su jornada laboral a la vez que les mantiene alerta y despiertos.

Sin embargo, son varias las teorías que encontramos sobre el nacimiento de este descanso. Son muchas las fuentes que sostienen que, la actual pausa para el café o coffee break, empezó durante la Segunda Guerra Mundial en los Estados Unidos de América, cuando muchos de los hombres cruzaban al otro lado del globo con el fin de luchar en la guerra. A causa de las necesidades originadas en la misma, se produjo la expansión de muchas fábricas y la construcción de otras nuevas, especialmente de las relacionadas con la construcción de aviones, a la que se unieron miles de mujeres. Estas fábricas trabajaban las 24 horas del día durante toda la semana, por lo que surgió la necesidad de mantener en alerta los trabajadores para poder realizar esas largas horas de turno. Por esta razón se introdujo un descanso de 15 minutos cada cuatro horas para poder tomar el café. Una vez ganada la guerra, los sindicatos de trabajadores ganaron poder y una de sus demandas era tener estos descansos establecidos en los contratos de los trabajadores. Por supuesto, los empresarios vieron enseguida los beneficios ya que vieron los beneficios en la producción, quedando en ese momento establecido lo que actualmente conocemos como «coffee break».

Otras teorías sostienen que la pausa para el café llego en 1902 en Buffalo, Estados Unidos, donde la empresa New York’s Barcolo Manufacturing Company consagró el derecho laboral no escrito pero indiscutible de tener cinco minutos para tomarse el coffee break. Ni uno más ni uno menos.

Otras fuentes sostienen que fue durante la revolución industrial inglesa, después de la invención de la cafetera, cuando surge esta tradición. Y es que se permitía a los trabajadores tomar una taza de café durante la jornada laboral con el propósito de mantenerlos despiertos y alerta.

Por último, se conoce que dicha pausa es adoptada en América del Norte, específicamente en el estado de Winsconsin en el siglo XIX. Es en esa época cuando las esposas de los inmigrantes noruegos comenzaron a trabajar en las tabacaleras locales. Estas mujeres aceptaron el trabajo pero también solicitaron un permiso especial para poder salir de la oficina durante periodos pequeños de tiempo para cuidar a sus hijos por la mañana y por la tarde. Una vez terminadas sus labores se les obsequiaba con una taza de café totalmente gratis, en nombre del dueño de la fábrica el señor Osmun Gunderson.

Aunque con orígenes inciertos, actualmente el coffee break es una tradición expandida y aceptada en la sociedad, y, sobre todo, muy útil y placentera.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.