El estrés es una respuesta humana normal que puede ayudarnos a hacer más presión sobre nosotros mismos de cara a los desafíos. Sin embargo, durante un período prolongado de tiempo, comienza a afectar a una variedad de procesos corporales. Por esta razón, se ha vinculado con el insomnio, la obesidad y los trastornos de salud mental.

Las consecuencias más perjudiciales del estrés pueden prevenirse de varias maneras distintas, pero todas tienen en común que bloquean los receptores A2A. Estos receptores se encuentran en la membrana exterior de las células y tienen la misión de transmitir mensajes hacia el interior, regulan neurotransmisores importantes como el glutamato o la dopamina.

Para comprobar el papel de los receptores de adenosina (A2A) en el estrés y la depresión, los investigadores han diseñado una serie de experimentos con un tipo de ratones que sufren estrés crónico. Investigadores de Portugal, Estados Unidos y Brasil descubrieron, relizando dichos estudios, que los ratones que consumían cafeína eran más capaces de manejar el estrés que los que eran sometidos a las mismas situaciones pero sin cafeína. Los efectos de la cafeína evitaban las alteraciones inducidas por el estrés (tanto en la memoria como en el estado de ánimo) pero también eran capaces de revertirlas en aquellos ratones que ya las habían padecido. La razón: A pesar de que por lo general, la cafeína bloquea los receptores de adenosina de los procesos de activación del sueño, también impide a estos reaccionar y provocar una respuesta de estrés, incluyendo un mal estado de ánimo, problemas de memoria, y una mayor susceptibilidad a la depresión.

El café, por lo tanto, parece tener un efecto protector para evitar que el estrés derive en depresión.

«Lo que la cafeína está haciendo no es que el sistema funcione mejor; lo que la cafeína está haciendo es evitar que el sistema tome por un camino de trabajo equivocado» Rodrigo Cunha, profesor asociado en la Universidad de Coimbra en Portugal.

En resumen, estos resultados sugieren que los receptores de adenosina tienen un papel central en controlar trastornos del estado de ánimo, según conclusiones de los investigadores. Indican que “fármacos que bloqueen estos receptores pueden ser una estrategia para tratar el impacto negativo del estrés crónico”. Y certifican este efecto beneficioso adicional del café, que se añade a otros descubiertos previamente como la reducción de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, piedras en la vesícula, cirrosis hepática o pérdidas de memoria con la edad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies