Suena el despertador. Como cada mañana, y casi de forma instintiva, te diriges hacía tu primer café del día: es tu mejor amigo por las mañanas, tu fuente esencial de energía, tu cómplice…

Sus beneficios son conocidos por casi todos. La ingesta de café ayuda a estar más despiertos. Mejora la atención visual cuando conducimos, reduce el tiempo de reacción y la capacidad de la toma de decisiones. ¿Cuál es su secreto? Todos lo conocemos. Su nombre es cafeína.

Muchos de nosotros disfrutamos tomando, por lo menos, un par de cafés al día. Uno para desayunar y otro después de la comida suele ser lo habitual. Sin embargo, ¿son estos los mejores momentos para beneficiarse de todas sus propiedades? Un estudio publicado en NeuroscienceDC nos confirma que no. Tomamos café en el momento menos adecuado.

Su autor, el neurocientífico Steven Miller, explica que todos tenemos un “reloj interno”, responsable de nuestros cambios fisiológicos, mentales y de comportamiento en un ciclo de 24 horas. Son los denominados ritmos circadianos y vienen dictados, principalmente, por los cambios en la luz del medio que nos rodea.

Una de sus funciones es liberar cortisol, sustancia conocida como “la hormona del estrés”, y que nos ayuda a sentirnos despejados y en alerta. Y aquí es donde encontramos el quid de la cuestión. Es una especie de “cafeína natural”.

Los niveles de cortisol se elevan justo después de despertarnos para que nos pongamos en funcionamiento: la hormona alcanza su pico entre las 8 y las 9 de la mañana.

Miller asegura que tomar café cuando nuestros niveles de alerta natural están al máximo es igual que tomar una medicación cuando no te hace falta: la cafeína no tendrá efecto y tu cuerpo generará resistencia a esa sustancia. Además, pasadas unas horas nuestro cuerpo demandará más café.

Durante el día hay otros dos momentos en los que se elevan los niveles de cortisol: entre las 12 y las 13 y entre las 17:30 y las 18:30. Por ello, el mejor momento para tomar café se encuentra entre las 9:30 y las 11:30 y, por la tarde, pasada las 13:30 y antes de las 17 horas.

Gracias a este estudio, no solo podremos disfrutar del placer de un café con la infinidad de variedades y aromas que existen, si no que ahora sabemos cuándo tomarlo para beneficiarnos de todas sus propiedades de forma correcta. Hemos conseguido la fórmula perfecta. Disfrutad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.