El café es una bebida que no puede faltar en una empresa. La cafeína mejora el rendimiento físico y mental, además de ser una de las bebidas preferidas para empezar la jornada laboral y para continuarla.Y si eliges poner una máquina de vending con café de comercio justo estarás apostando a la vez por un producto de calidad y solidario, lo cual repercutirá positivamente en la imagen de tu empresa.

Según la Organización Internacional del Café, 125 millones de personas viven actualmente del café. De ellas, 25 millones son pequeños productores y productoras en países en desarrollo. Para mejorar el acceso al mercado de los productores más desfavorecidos y plantear una alternativa al sistema de comercio internacional nació la idea del comercio justo.

El café de comercio justo proviene de organizaciones de pequeños productores a las que se les paga un precio justo por su producto. Esa cantidad de dinero que se paga tiene un doble destino: por un lado un precio mínimo por el producto, que protege a los agricultores de los vaivenes del mercado, y por otro una prima de inversión social que se destina a la construcción de escuelas, hospitales, becas, mejoras en la productividad… Así se apoya, no solo a esos pequeños productores sino también a su comunidad.

No solo eso. El café, y todos los productos de comercio justo, tienen unas características muy significativas:

  • No se produce explotación infantil.
  • Respeto a los derechos humanos.
  • Se evita el abuso a los trabajadores, que tienen unas condiciones de trabajo dignas.
  • El precio permite que tengan una vida digna.
  • Ese café se obtiene de forma respetuosa con el medio ambiente.
  • Métodos de producción sostenibles.
  • Seguridad en la cadena de producción.
  • Se evitan intermediarios y se promueve la venta directa entre productor y consumidor.
  • Transparencia y rendición de cuentas.
  • El origen del producto está certificado y se garantiza la calidad.

El vending se ha interesado por este café y cada vez se pueden ver más máquinas con café de comercio justo, tanto en empresas como en edificios públicos. Es una de las líneas que más crecen junto con el vending saludable, fruto de un cambio social y cultural de los consumidores. La posibilidad de ofrecer un café de calidad y con un compromiso social atrae cada vez a más público y es una opción cada vez más demandada. Según datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, las máquinas de vending, junto con cafeterías, heladerías y bares son el principal canal de ventas de estos productos, un 37,5% del total, consolidando su crecimiento en los últimos años.

Además, el sello de Comercio Justo motiva a las empresas a apostar por este tipo de vending de café, ya que aporta valor añadido a la compañía y ofrecen un producto de mejor calidad, lo cual redunda en la satisfacción de sus empleados con la empresa. Y cuando mayor es la satisfacción de los empleados, mayor es su productividad.

Y aunque pueda parecer que apostar por el vending de café de comercio justo significa incrementar el precio del café, ese aumento es poco significativo. La diferencia entre un café tradicional y un café de comercio justo suele ser de menos del 10%. Es decir, por un poco más tienes un café de más calidad y con el que pones tu granito para colaborar por un mundo mejor y con menos impacto en el medio ambiente.

Tiempo de Café

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.