Estamos acostumbrados a que nos hablen de los múltiples beneficios del café, de sus aromas, de los diferentes variedades que existen en el mundo … Sin embargo el mundo cafetero da para mucho más. Su uso está tan extendido que las historias relacionadas con esta bebida son incontables. Algunas de ellas te parecerían increíbles. ¿Te apetece conocerlas?

1. Su origen
Cuenta la leyenda que en el siglo IX, un pastor llamado Kaldi sacaba sus cabras a pastar por las abruptas laderas de Kaffa (Etiopía). Un día sus animales se extraviaron y, tras mucho buscar, los encontró en un estado de agitación extraña. ¿Será por los frutos rojos de esos arbustos que están comiendo? – se preguntó. Intrigado, decidió probar él mismo aquellas bayas y comprobó que podía mantenerse despierto durante toda la noche. El café acababa de ser descubierto!

2. Dosis mortal
El café es la bebida más consumida del mundo (solo superada por el agua). Contiene cafeína, una sustancia que es considerada un psicoactivo, y que tomada en cantidades excesivas puede hacerte “ver cosas” o incluso matarte. De hecho, ¿sabías que la dosis mortal de cafeína es de aproximadamente 100 tazas de café en un día?

Pese a ello, son muchos los que han declarado consumir altas cantidades café. Dicen que el famoso filósofo francés Voltaire solía beber 50 tazas de café por día.

3. Las abejas
Los humanos no somos los únicos que suspiran por una taza de café por las mañanas. Las abejas sienten algo parecido. Científicos han averiguado que algunas plantas, como la planta de café, utilizan la cafeína para manipular la memoria de las abejas. El néctar de sus flores tiene bajos niveles de cafeína que los polinizadores encuentran altamente gratificante.

Se ha demostrado que la cafeína tiene un impacto positivo en su capacidad de memoria. Y es que las abejas recuerdan el café y vuelven a por más. De esta forma las plantas tienen garantizada la polinización.

4. Habemus Café
Los católicos apostólicos romanos casi se quedan sin café. Fue en el 1600 cuando se desató una gran controversia al extenderse la idea de que era una bebida ideada por Satanás para lo infieles.
En uno de los giros más importantes para la humanidad, el Papa Clemente VIII dij tras probarlo: “Pues bien, esta bebida de Satanás es realmente deliciosa, por lo que sería un pecado dejar que la usen exclusivamente los infieles. Engañemos a Satanás, bautizándola”.

5. Hasta que el café nos separe
En la cultura Árabe antigua, una mujer podía pedir el divorcio de su esposo si éste no proveía al hogar con suficiente café. De una manera casi similar, el gobierno de Italia es el encargado de regular al Espresso, porque está considerado como una parte esencial de la vida diaria, y consideran que no puede vivirse sin él.

6. Veo veo… ¿Qué ves? Una cafetera
Hoy en día todos hemos usado un cámara web. Nos permite reducir distancias físicas hasta hace poco insalvables. Pero, ¿sabías que la primera cámara web se inventó para vigilar una cafetera?
Fue en la Universidad de Cambridge. La cámara permitía, en caso de que quisieras un café, ver de antemano si la cafetera estaba vacía. Así se ahorraban el engorroso viaje para buscar un café que no estaría allí.

7. Café espacial
Los astronautas tienen su propia taza diseñada para beber café en el espacio. La mayoría de nosotros nunca piensa en la gravedad, pero beber un café sin gravedad es un asunto complicado. Por ello, científicos de la Universidad de Portland han diseñado una taza para los “viajeros” espaciales. Se imprimen en impresoras 3D y no son nada baratas: cuestan unos 500 euros la unidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.