El proceso que suele seguir todo el mundo es sencillo. Vas a la máquina de café vending de tu empresa, escoges el tipo de café, pulsas el botón, esperas, bebes, y finalmente tiras el vaso. No obstante hay veces que algunas máquinas de café nos piden vaciar el acumulador de posos, y ahí es donde viene el dilema. En Tiempo de Café os dimos algunas ideas de cómo reutilizar estos desechos en nuestro día a día.

En estos casos estamos hablando de una máquina de vending de café en una única oficina. Pero si pensamos a gran escala, juntando todas las máquinas con industrias como la del café soluble, se estima que se producen 8 millones de toneladas en posos de café al año. ¿Cómo se puede aprovechar tal cantidad de material que (demasiadas veces) consideramos inútil?

Unos investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) tienen una solución. Según el proyecto “Modelado y control de secadero rotativo orujo”, los posos del café podrían convertirse en diferentes tipos de biocombustible, ya que “el 15 por ciento de los posos contiene aceite, del que una vez desgrasado se obtiene biodiesel”, según Francisco Javier Gómez de la Cruz, uno de los investigadores principales del estudio.

El principal problema que tiene la reutilización de estos restos del café es la forma en que se producen, prensándolo y humedeciéndolo en un 60-70%. Para poder saltar este obstáculo y conseguir los preciados biocombustibles es necesario su secado. “Es vital secar, como mínimo, hasta la humedad de equilibrio, la cual está en torno al 7 por ciento, en base húmeda” afirma Gómez.

De los posos del café podremos extraer dos tipos de biocombustible, el biodiesel y el bioetanol. El primero de ellos se extraerá, mediante una serie de diferentes procesos químicos, de las grasas acumuladas de los posos. Mientras que el segundo se extraería de la fermentación de los azucares de cafés como el torrefacto. “También, mediante procesos, como una pirolisis lenta a temperatura baja, se puede obtener bioaceites”, subraya el investigador.

Los posos desgrasados y sin azúcar que restarían de los anteriores procesos también tendrían su nueva vida. La idea de los investigadores es prensar estos residuos, peletizarlos y finalmente convertirlos en pequeños tubos (como se hace con las astillas de madera) que servirían como combustible en calderas de biomasa, aprovechándose así para generar energía.

Como los propios investigadores afirman, el máximo aprovechamiento de este tipo de investigaciones vendría con la industria del café soluble, ya que esta genera millones de kilos de café al año. Este proceso ya podría estar en marcha. Algunos cafeteros colombianos ya se han puesto en contacto con el profesor Gómez “para pedirme consejo sobre qué dispositivos serían útiles para secar a gran escala, porque estas empresas tienen que secar 3 o 4 toneladas a la hora”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.