Octubre 5, 2016

Para impresionar a tus clientes, empieza por el café

¿Tienes una reunión de trabajo en la oficina con un cliente con el que te interesa quedar bien? ¿Quieres impresionarle y que salga satisfecho? No lo dudes elige un buen café para ofrecérselo mientras habláis y habrás ganado muchos puntos para cerrar el acuerdo.

En el mundo comercial es de sobra conocido que la primera impresión es fundamental. Si es buena y positiva puede abrir muchas puertas establecer unos lazos fuertes y también puede ocurrir lo contrario, ya puedes tener el mejor producto del mundo que si la primera impresión es negativa no te van a hacer caso.

Esa primera impresión va desde tu imagen personal a los detalles más superficiales, como el café. Vasos y cucharillas de plástico, cafés recalentados o fríos y sin aroma… todo son señales negativas que no sabes hasta qué punto pueden influir en qué esa reunión fracase y ese cliente salga descontento.

Así que si quieres que esa reunión de trabajo tenga éxito sigue estos pequeños trucos que pueden darte un buen resultado:

–       Ten siempre café de calidad. Ofrecer un buen café es señal de qué te gustan las cosas bien hechas y eso transmite confianza.

–       Prepáralo en el momento. Para que un café sea bueno lo mejor es que esté recién hecho. Aprovecha ese tiempo de preparación (a gusto del cliente) para entablar una conversación superficial pero que ayudará a relajar el ambiente, romper el hielo y generar vínculos entre vosotros.

–       Buena cafetera. Si el café es importante, el material con el que lo prepares también. No sé trata de tener el modelo más moderno o más caro, sino de una cafetera buena con algo de diseño que encaje en la oficina.

–       Cuidado con la vajilla. En la oficina se suelen utilizar vasos y cucharillas de plástico, pero cuando tengas una reunión de trabajo con un cliente lo mejor es que utilices una vajilla adecuada porque eso transmite una muy buena imagen.

–       Azúcar y otros. Con el azúcar es conveniente tener una variedad de azúcares y otros edulcorantes para que puedan elegir. Y si además el café lo sirves acompañado de unas pastas o algo para acompañar estarás trasladando una imagen de preocupación por los detalles y de buena atención al cliente que puede ser fundamental para que esa reunión vaya por el buen camino.

Cuidando pequeños detalles, como ofrecer un buen café al cliente en una reunión de trabajo en la oficina, se pueden conseguir muchos puntos. Pero para mantener esa primera impresión positiva que hemos generado con el café hay que tener en cuenta varios aspectos que es importante cuidar.

Por ejemplo, una buena imagen, ir bien vestido y con aspecto profesional; empatizar, para comprender mejor al cliente e intentar ofrecerle lo que busca; practicar una escucha activa, para poder conocer al otro tenemos que preguntar y escuchar sus respuestas para generar un diálogo y transmitir naturalidad, porque si el cliente nota que todo tus gestos son falsos tendrá la sensación de que le han engañado y no va a querer seguir con la reunión. Y sobre todo comunicar de una manera efectiva el mensaje.