Llega la Navidad y con ella las largas comidas que acaban alrededor de un café y dulces, que nos permiten disfrutar de una agradable tertulia. Una tertulia que puede ser más divertida si ese café se sirve de una manera original, sorprendiendo a tus invitados con una presentación diferente.

El protocolo para estos casos es muy estricto. El café hay que servirlo en una jarra, no directamente de la cafetera, las tazas deben ser adecuadas (no sirven los vasitos de plástico que sobraron de la última fiesta), sino que hay que sacar ese juego de café tan bonito que tenemos guardado, al fin y al cabo, ¿qué ocasión es más especial que la Navidad?

Antes que nada, pregunta a tus invitados que tipo de café van a tomar, porque no se utilizan las mismas tazas si quieren un espreso, que si prefieren un capuccino o un café frappé, por ejemplo.

Y no hay que olvidar que hay personas que quieren añadir leche, por lo que hay que sacar una jarrita con leche fría y otra con leche caliente. Siempre hay que adelantarse a todos los gustos. Lo mismo pasa con el azúcar, vale la pena tener a mano una variedad de opciones como el moreno, normal, edulcorantes, miel,…

Antes de servir el café, asegúrate de que la mesa está completamente limpia de platos, copas (solo se permite dejar los vasos para el agua) y fuentes. Ten en cuenta que, además de la bandeja del café vas a añadir los dulces y, posteriormente, algún licor, con lo que cuanto más despejada esté la mesa, mejor para poder estar más cómodos.

Y por supuesto no hay que dejar de lado el tipo de café que vamos a servir. En Navidad es el momento de dejar de tomar el de siempre y apostar por un café diferente, que aporte ese punto más de calidad a la celebración. Vale la pena que tengas diferentes opciones para sorprender a tus invitados con sabores que no esperan. Como también es importante que tengas alternativas para los que no quieren café, las infusiones de té, poleo o manzanilla siempre son bienvenidas.

Una vez todo está listo para servir el café, si quieres quedar como un perfecto anfitrión esta Navidad debes seguir una serie de pasos. Primero, las tazas deben ir acompañadas de su platito y cuchara (que debe estar al lado del asa). Al servirlas, el asa debe quedar a la derecha y nunca ha de pasarse de mano en mano, pues corremos el peligro de que se derrame la bebida.

Cuando pongas el café en la taza ten cuidado de no llenarla demasiado, vale la pena que repitan si quieren más café. Y nunca hay que tocar el borde de la taza con los dedos, se ve como un gesto torpe, así que mejor sujetarla por el plato o como mucho por el asa.

Con estos consejos seguro que esta Navidad sorprendes a tus invitados y la hora del café será una experiencia diferente y entretenida.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.