El café no es solo una amarga bebida que te activa por las mañanas (o en cualquier momento que lo necesites). El café es un objeto de culto para muchísimas personas, una bebida de estudio y disfrute que nos acompaña en nuestro día a día haciéndonoslo más llevadero. Pero para llegar a conocer el gran valor que esconde una taza de café es necesario saber apreciar sus matices en todos los sentidos posibles.

Por eso, en Tiempo de Café os vamos a diferenciar los distintos aspectos que se deben apreciar de la negra infusión que sale de una máquina de café vending.

Olfato: el aroma

Antes incluso de poder observar el café, el primero de los sentidos que nos revelarán características del café será el olfato. El aroma del café es inconfundible, además de muy útil para apreciar unos primeros matices de cómo será el gusto de nuestra bebida. De entre los distintos aromas podremos apreciar fragancias de tostado, frescor, profundidad, madera…

Vista: observemos su textura

Si realmente queremos analizar un café debemos de hacerlo en una sala bien iluminada y en una taza blanca, para poder apreciar realmente el color y la textura de la negra infusión. Antes de nada debemos saber que únicamente se genera la espuma característica del café cuando este se crea con 9 bares de presión o más. La crema nos indicará factores como el nivel de tueste del café o la temperatura del agua.

Gusto: descubriendo los matices

La degustación del café tiene una gran cantidad de fases, ya que será nuestro paladar el que más detalles nos revele de la infusión. Empezaremos dando un pequeño primer sorbo que nos dirá la acidez de la bebida. Si con este sorbo notamos el café untoso será indicativo de una baja acidez (a no ser que le hayáis añadido algún endulzante, que tienen el poder de bajar la acidez). El punto ideal de acidez se podría considerar cuando notamos que nos “limpia la boca”, nos encoge. Los sabores agrios o amargos no deberían ser propios de un buen café de máquina de vending.

Lo siguiente en que debemos fijarnos al tomar nuestra infusión es en el sabor, si es plano o profundo, agresivo o suave… Debemos recordar que si añadimos cualquier endulzante o suplemento modificará el gusto original del café

Los últimos remaches que nos dará esta bebida en nuestra boca nos vendrán con el regusto o esencia que nos queda después del último sorbo. Para exprimir al máximo este regusto os aconsejamos exhalar aire por la nariz primero, y después por la boca, cosa que os desvelará los últimos misterios del café.

Tacto: analicemos el cuerpo

Por último prestaremos atención al cuerpo de la infusión. Los factores en los que debemos prestar atención serán la consistencia, viscosidad y textura del líquido en nuestra boca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.