El café es una de las bebidas más denostadas que existen y también una de las que recibe más alabanzas. Lo mismo hay estudios que demuestran que el consumo excesivo de café puede producir un aumento del riesgo cardíaco, que otros estudios afirman que su consumo disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Entonces, el café ¿es bueno o es malo?

El café malo para la salud hace tiempo que quedó en el olvido. Cada vez más estudios borran los mitos existentes contra esta bebida y cada vez más se encuentran beneficios en ella. Eso sí, siempre que se consuma con moderación. Si abusamos, los efectos negativos de la cafeína pueden volverse en nuestra contra.

Claro que conseguir cambiar el asociar café y malo para la salud es difícil, ya que viene de muchos siglos atrás. En concreto todo empezó en el año 1600, cuando el papa Clemente VIII bautizó al café para quitarle su aura demoníaca (debido a su color oscuro y por ser caliente y estimulante).

La historia de esta decisión es muy curiosa: algunas personas querían que el Papa prohibiera esta “bebida del Diablo”, como era considerada entonces. Clemente VIII lo probó y al parecer le gustó bastante porque comentó que “una bebida tan deliciosa sería un pecado que permitir que solo la bebieran los herejes. Derrotemos a Satán bendiciendo esta bebida que no contiene nada objetable para un cristiano”. Así el café malo pasó a ser bueno en un momento.

Pero no todos estaban convencidos y en el siglo XVIII, el rey Gustavo III de Suecia estaba decidido a demostrar que era veneno. Ordenó a un asesino convicto que bebiera café hasta morir. Para que el experimento fuera más “científico” exigió que otro preso solo bebiera té, a modo de sujeto de control, y que dos médicos de la Corte supervisaran el proceso para ver cuál de los dos presos moría primero. Pero en aquella época, peor que las supuestas maldades del café eran las intrigas palaciegas y el rey fue asesinado. Además los médicos murieron por causas naturales, mucho antes que el preso bebedor de té (que murió con 83 años, de manera pacífica y saludable). Sobrevivió a todos el preso del café. Es más, en la actualidad Suecia es uno de los países más cafeteros que existen.

A pesar de estos intentos por asociar café y malo para la salud, lo cierto es que hay estudios que demuestran todo lo contrario. Por ejemplo, el National Institute of Health de Estados Unidos realizó una investigación a más de 400.000 personas (de entre 50 a 71 años) durante 14 años y puso de manifiesto que aquellos que consumían café a diario reducían su riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, respiratoria, ictus, diabetes, infecciones y lesiones. Además reveló que los que bebían de cuatro a cinco tazas diarias su riesgo de muerte descendía un 14%.

Y por citar otro estudio. Según Circulation Heart Failure, el café es bueno porque tiene un efecto cardioprotector, que lo asocia a una disminución del riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Así que la próxima vez que se tome una taza de café disfrute de ella y olvídese de los mitos. Además de su estupendo sabor y aroma, también tiene efectos beneficiosos para su salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡¡Espérate!! Descubre lo que realmente te hace falta en el trabajo: una CAFETERA

Sin ningún compromiso personalizamos tu cafetera ideal dependiendo de TUS necesidades reales. ¡Asegura tu bienestar en el trabajo!

¡Gracias! Te llamaremos lo antes posible.